Compartir

Presenciar un robo no es plato de buen gusto y, aunque podría haber reanudado la marcha sin preocuparse por el incidente, un conductor decidió emplearse a fondo para que los ladrones no consiguieran finalmente escaparse con su botín.

Como se observa en las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad de una gasolinera en Chile, dos individuos se acercan en una moto y comienzan a amenazar a uno de los empleados. Ante esta circunstancia, el conductor de la camioneta aceleró bruscamente arrollando a uno de ellos.

Mientras que el segundo ladrón optó por huir del lugar, el individuo atropellado tardó varios segundos en intentar reanudar la marcha, pese a que finalmente tampoco le sería posible. Nada más subirse a la moto, la camioneta le dio un nuevo golpe que terminó por dejarle completamente aturdido.