Compartir

Hace unos años se popularizó el extraño caso de Wendy, un lebrel inglés con un portentoso físico más propio de los culturistas que de una raza así. Wendy pesaba el doble que un ejemplar de su misma raza y tenía el doble de músculos por una anomalía genética.

Durante los próximos años podrían repetirse casos como el de Wendy aunque con una notable y polémica diferencia. Ahora no será un defecto sino una alteración creada por un grupo de científicos de China, quienes han decidido crear perros supermusculosos modificando la genética de la raza Beagle.

Tal y como apunta el diario 'The Independent', Hércules y Tiangou son los dos primeros cachorros que han nacido a raíz de este proyecto. Los investigadores aseguran que se trata de perros con más músculos y por lo tanto con “mayor capacidad para correr”, lo que favorecía su destreza en trabajos policiales, militares o de caza. Estas nuevas características podrían pasar de generación en generación, posibilitando su comercialización.

Aunque por ahora tan solo han experimentado con la raza Beagle, los científicos esperan realizar esta modificación también con otras razas de perros y seguir avanzando en el tratamiento de enfermedades como la distrofia muscular o el Parkinson.