Compartir

Lo primero que esperas al llegar a un restaurante es que sus productos sean frescos y de calidad. Más allá de la decoración, la presencia de sus empleados e incluso el entorno, al decantarte por un determinado establecimiento quieres que sus platos estén cuidados y te dejen un buen sabor de boca. Precisamente esta última no fue la sensación que tuvieron unos clientes japoneses que vieron cómo su cena se truncaba en el momento más inesperado.

Los comensales pidieron pescado para cenar, más concretamente al estilo 'sashimi'. Definir como fresco su materia prima se quedaría muy corto, ya que al recibir el plato presenciaron un desafortunado momento: ¡El pez estaba vivo!

Sorprendidos por tan insólito plato, los clientes no dudaron en inmortalizar la extraña cena con sus teléfonos y compartirlo con varios medios de comunicación asiáticos, desde donde no ha tardado en trascender a medios internacionales.

Eso sí, aunque el pez estaba vivo y coleando, no faltaba en el plato la guarnición correspondiente. Quizás la próxima vez que acudan a este restaurante se decanten antes por carne que por pescado, así en el peor de los casos solo tendrán que pedir que se lo pongan 'al punto' o muy hecho.