Compartir

Un hombre de 62 años ha logrado sobrevivir en el desierto australiano, sin nada de agua y completamente perdido, alimentándose a base de hormigas durante un total de seis días

Todo sucedió cuando Reginald George Foggerdy, que así se llama el hombre, salió de cacería junto a su hermano en una zona desértica a 170 kilómetros de la localidad de Laverton, según los medios locales, y se alejó de su compañero. 

Después de llamar a la policía y rastrear con helicópteros y camiones el lugar de la desaparición durante varios días, lograron encontrarlo a unos 15 kilómetros de su tienda de campaña. El portavoz policial ha declarado a la cadena ABC que estaba “extremadamente deshidratado y un tanto delirante, no bebió agua durante seis días, que pasó tendido bajo un árbol y comiendo hormigas negras.

El cazador ya está completamente recuperado y su mujer ha dicho que todo se ha tratado de un “milagro”.