Quantcast

La indignante respuesta de un enfermero a una niña tras ser golpeada en el colegio

Merrit Smith, una madre estadounidense que tuvo que llevar a su hija al hospital después de que la pegasen en el colegio, no podría dar crédito a lo que le dijo un enfermero a la pequeña.

La niña, que apenas tiene 4 años, había recibido un puñetazo por parte de un compañero de colegio. El golpe fue tan fuerte que el ojo de la niña quedó dañado y amoratado. Además, necesitó que le suturasen una de las heridas.

Salta a la vista que la situación no estaba para hacer bromas, pero el enfermero que atendió a la pequeña parece que no pudo evitar hacer un comentario de lo más desafortunado, según recoge el diario Mirror.

“Apuesto a que le gustas”, le dijo a la pequeña Joni sobre el compañero que le había propinado el puñetazo que le había enviado directa al hospital.

La madre, que estaba rellenando los datos necesarios para que fuese atendida, lo escuchó y ahora ha escrito una carta de queja hacia el hospital. En ella deja claro que “golpeando no es cómo se demuestra afecto. Incluso mi hija de 4 años lo sabe. Así no es cómo se gusta a nadie”.

Comentarios de Facebook