Compartir

La pequeña Karis Oglesby se convirtió en la protagonista de un acto militar de bienvenida a más de 300 soldados del equipo de combate de la Tercera Brigada Blindada de Fort Carson, 4ª División de Infantería. ¿El motivo? La pequeña no pudo contener la emoción de ver de nuevo a su padre, y fue corriendo a abrazarle.

240 días separados a la pequeña Oglesby le parecieron muchísimos, por lo que en cuanto su padre regresó desde Kuwait hasta Colorado, no quiso perder ni un solo segundo en ir a darle la bienvenida.

La niña, que estaba sentada en primera fila, se escapó de su madre y fue corriendo hasta los brazos de su padre Daniel.

La ternura de las imágenes han hecho que el vídeo se haya viralizado en las últimas horas.