Compartir

Cada vez que cocinamos, sea la comida que sea, siempre nos encontramos con el problema de la grasa incrustada en la sartén o en la cacerola. A veces no tenemos demasiados problemas para eliminarla, pero, sin embargo, hay otras veces es las que parece misión imposible. Seguro que son muchas los utensilios que has tenido que tirar porque era imposible volver a cocinar con ellos.

Pues bien, no vuelvas a gastar dinero en cacerolas y sartenes nuevas, al menos por la grasa. Te proponemos una serie de consejos con los que lograrás quitar la grasa.

1Bicarbonato 

El bicarbonato es uno de los productos favoritos para eliminar la grasa de esas cacerolas y sartenes que utilizas a diario. El proceso que hay que seguir es muy sencillo. Tienes que llenar el fondo de la sartén o la cacerola con bicarbonato y a continuación añadir agua.

Esa mezcla tiene que hervir a fuego lento durante al menos cinco minutos, y después lavarla con tus productos habituales. Y es que resulta que el bicarbonato es un álcali que ayuda a descomponer la grasa. Ya sabes, ten siempre a mano un bote de bicarbonato, te ayudará más de lo que crees.

Atrás