Compartir

Japón siempre va un paso por delante (o por detrás, según se mire). Una empresa del país nipón está consiguiendo importantes cifras de negocio después de crear el fenómeno de los 'ikemeso', un término que fusiona las palabras 'guapo' (ikemen) y 'llorar' (mesomes). ¿En qué consiste? Sí, en que las mujeres japonesas puedan desahogarse y llorar al lado de hombres apuestos y guapos por un módico precio.

¿Qué estás muy estresada con ese informe que tienes que preparar a todo trapo para el viernes? La empresa te cede (¡por 55 euros la hora!) a un dentista cualificado que además de mirarte las caries se convertirá en tu kleenex humano. Además del dentista, la compañía nipona asegura que se pueden alquilar diferentes perfiles: desde chicos malos y 'ninis' hasta intelectuales.

Hiroki Terai, creador de esta peculiar iniciativa, ha explicado que se trata de un servicio de fiar y que son muchas mujeres las que han llamado a la empresa para preguntar por el coste de los 'ikemesos'.

Aunque parezca extraño, esos 'hombres en los que llorar' (que no hombros en los que llorar, que para eso están los amigos) tiene un modo de conducta que debe ser siempre respetado: en primer lugar, deben hacer que las clientas lloren, una vez que se han liberado deberán seducirlas y en última instancia, acariciar sus mejillas y darles algún que otro abrazo.