Compartir

Se llama Hiroshi Hirasaka y un un japonés muy aficionado a la pesca. En esta ocasión no quería volver a casa con las manos vacías. Y no lo hizo. Lo que no imaginaba  es que iba a capturar en aguas próximas a Fukushima un pez lobo de aspecto prehistórico que rara vez se puede encontrar lejos del fondo de los océanos Pacífico y Atlántico.

Hirasaka se llevó una gran sorpresa cuando consiguió un ejemplar de wolffish o pez lobo en aguas próximas a la central nuclear de Fukushima. El pez, que mide normalmente un metro, alcanza los dos y presenta un aspecto terrorífico tal y como muestra Hirasaka en su perfil de Twitter.