Compartir

Los zoos y acuarios suponen un gran estrés para los animales que tienen que aguantar día tras día la visita de miles de personas que las fotografían para llevarse un recuerdo del lugar en cuestión.

Han sido mucho los momentos graciosos de tomas falsas que han deparado estos recintos, ya que los animales no están por la labor de sonreír.

Sin embargo, Jelani, un primate que llevaba varios años en el zoo de Louisville (Estados Unidos), ha decidido dar un giro de 180 grados a esa situación y prometer sonrisas, amabilidad y muchas fotos a todos aquellos que se pasan por su casa.

¡Es todo un adicto a los selfies! En las imágenes se puede ver como un joven pega el móvil al cristal que le separa del gorila y a este le encanta.

Su simpatía ha revolucionado las redes sociales y se ha convertido en todo un icono de Internet. ¡Qué entrañable!