Quantcast

Imputan por intento de asesinato en el tren de París a El Khazzani

El joven marroquí intentó atacar el pasado viernes un tren Thalys entre Amsterdam y París armado con un fusil, pero no lo logró porque fue reducido por cuatro pasajeros. Por esa acción se le imputa por tentativas de asesinatos, conspiración criminal y posesión de armas en relación con un grupo terrorista, según los medios franceses.

Y el fiscal de la República francesa, François Molins, ha abierto una investigación por intento de homicidio en relación con un grupo terrorista. El fiscal ha explicado que el individuo vio un vídeo de cánticos yihadistas a través de su móvil, cuando ya estaba dentro del tren. En su mochila llevaba 270 cartuchos y una botella gasolina. Además, ha detallado que el fusil que cargaba era un AKM y no un AK-47, conocido como Kalashnikov, como se dijo en un primer momento.

Según el fiscal, fueron las fotos enviadas por los servicios de inteligencia de España las que permitieron identificar al sujeto así como conocer sus vínculos con sectores radicalizados del Islam, con los que habría podido tener contacto en la mezquita de Taqwa, en Algeciras. Y es que el marroquí residió durante siete años en España y fue en la cárcel de nuestro país donde pudo radicalizarse. 

No obstante, el detenido dice haber vivido en Francia entre cinco y siete meses. Y, más tarde, siguiendo el aviso de los servicios españoles, Francia creó una “ficha S” sobre el sujeto, con el objeto de que fuera vigilado pero su actividad no llamó la atención de los servicios de inteligencia.

Sucede que el sospechoso habría cambiado su actitud así como sus declaraciones a lo largo de los interrogatorios. Por ejemplo, aseguró no haber vivido en casa de su hermana en Bruselas, aunque el registro de Policía belga en el domicilio prueba que estuvo durmiendo allí tan solo unos días antes del ataque.  Niega también haber viajado a Turquía entre el 10 de mayo y el 4 de junio de este año, un indicio para los investigadores de que podría haber visitado zonas controladas por el Estado Islámico o incluso Siria. Tras distintas contradicciones en sus declaraciones, el propio Ayoub ha preferido guardar silencio en los últimos interrogatorios.

Por su parte, el ministro francés de Interior, Bernard Cazeneuve, sugirió que el agresor del tren Thalys pudo haber recibido consignas del Estado Islámico (EI), puesto que esa organización está detrás de “la casi totalidad” de atentados y tentativas yihadistas en Europa. “La casi totalidad de los atentados o de las tentativas que hemos desbaratado (…) tiene vínculos con esa organización”, subrayó Cazeneuve en una entrevista con la emisora “France Inter”.

Comentarios de Facebook