Compartir

La demanda colectiva, valorada en 760 millones de dólares, es encabezada por un viudo discapacitado residente en Ottawa, Eliot Shore, que se registró con el sitio web “durante un breve periodo en busca de compañía pero nunca” mantuvo la relación personal que esperaba.

La demanda, que ha sido presentada por dos bufetes de abogados (Charney Lawyers y Sutts, Strosberg LLP) añade que muchos usuarios de Ashleymadison.com “están escandalizados” por el hecho de que la compañía de contactos para personas casadas no protegiese “la información de sus usuarios”.

“En muchos casos, los usuarios pagaron un honorario adicional para que la página web retirase todos sus datos aunque luego descubrieron que permanecieron allí intactos y expuestos”, añadieron los abogados en un comunicado.

La demanda anima a todos los “usuarios pasados y actuales” de Ashleymadison.com residentes en Canadá a unirse a la demanda.

Un grupo de hackers conocido como Impact Team, publicó el miércoles pasado 9,7 gigabytes de datos robados de los usuarios de Ahsleymadison.com, entre ellos cuentas de correo electrónico e información relativa a las transacciones efectuadas con tarjetas de crédito.Y entre las sierras descubiertas estaban los datos publicados de 500 cuentas de correo electrónico pertenecientes a organizaciones del gobierno federal canadiense.

Poco antes de la publicación de los datos, la propia compañía propietaria de Ashleymadison.com reveló que uno de cada cinco habitantes de Ottawa estaba registrado en el sitio web.

LOS INFIELES ESPAÑOLES, CASI TODOS HOMBRES

El caso es que la fuga de datos ha permitido la elaboración de un mapa interactivo permite clasificar a los usuarios de Ashley Madison por regiones y aclara si en esa zona hay más infieles hombres o mujeres. La inmensa mayoría de infieles europeos son masculinos, mientras que en India se equilibran los sexos de los usuarios registrados en la web de citas.

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) ha tomado las riendas para exclacer lo ocurrido con el ataque a Ashley Madison. “El FBI está investigando. No podemos dar detalles porque es un asunto en curso”, explicó un portavoz del FBI en un comunicado.

Mientras tanto se ha podido conocer que Washington es una de las ciudades de EE.UU. con más usuarios registrados en el portal de citas, pero lo más curioso es que 15.000 de esas cuentas se han registrado con correos electrónicos del Gobierno de Estados Unidos y de los servicios militares. Entre los afectados por el hackeo habría miembros del Departamento de Seguridad Nacional, el Departamento de Estado, el Senado e incluso la Casa Blanca.