Compartir

Las empresas son libres de contratar y despedir a los trabajadores que estimen oportuno, aunque hay casos en los que provocan la indignación del afectado, de los propios compañeros e incluso de las redes sociales. El último nos llega desde Reino Unido, donde una mujer ha sido despedida por estar soltera y embarazada, algo que sus jefes entienden como “una vergüenza” para la empresa.

El suceso, del que se hace eco el diario británico 'Mirror', ha revolucionado las redes sociales al entenderse como un claro ejemplo de discriminación sexista. Para justificar su decisión, el departamento de Recursos Humanos envió una carta a la afectada, cuyo texto compartió la joven en el citado medio, argumentando las 'razones' por las que había sido despedida.

Así, la empresa apunta que son una agencia cristiana que promueve el matrimonio, por lo que “al estar embarazada sin haber contraído matrimonio está en contra de nuestros valores y de los que inculcamos a nuestros clientes”. Con ello, la compañía asegura que se siente avergonzada y que esto supone la falta grave que produce el despido.

Además de denunciar su situación laboral en las redes sociales, la afectada está estudiando emprender acciones legales contra su empresa.