Compartir

Un grupo de amigos, que conversa tranquilamente y toma un café no parece sospechoso de desatar una brutal batalla campal minutos más tarde. Sin embargo, los imprevistos existen y esa idílica estampa se puede romper en cuestión de segundos. Así sucedió en una cafetería de Vietnam, donde las cámaras de seguridad grabaron estas espectaculares imágenes.

Como se observa en el vídeo, de repente uno de los individuos arremete contra otro hombre, a base de puñetazos y patadas. Al intentar defenderse, otro de los protagonistas coge una silla y comienza una auténtica batalla campal. Cualquier objeto del mobiliario del local era utilizado como arma arrojadiza.