Compartir

La empresa multinacional General Electric ha ofrecido a sus trabajadores estadounidenses la posibilidad de cogerse vacaciones ilimitadas porque considera que es un permiso de tiempo libre pagado. De esta forma podrán elegir ellos mismos los días de descanso que necesiten, pero siempre y cuando hayan cumplido con las metas laborales que se les plantean y su superior les conceda el permiso, según CNN Expansión.

La sorprendente medida la han adoptado para mejorar la flexibilidad y hacer un cambio cultural basado en la confianza hacia sus empleados para que sean más productivos y se impliquen más en su trabajo.

Estas vacaciones ilimitadas afectarán, de momento, a unos 30.000 trabajadores de General Electric y se espera que con esto consigan extender la práctica a más empresas porque podría ser una herramienta de captación de talento y de motivación para que los estadounidenses descansen y se tomen sus días correspondientes para tener tiempo libre.