Compartir

“Creo que el gesto fue correcto”, ha apuntado. Merkel se refería a una escena grabada en vídeo que desató las iras de más de uno. Ocurrió durante un diálogo ciudadano que Merkel mantenía con varios alumnos en una escuela del norte del país. Entre ellos figuraba una niña palestina proveniente de un campo de refugiados del Líbano que contó a la canciller, en perfecto alemán, que quería seguir estudiando pero que no podría porque su familia iba a ser expulsada de Alemania.

Su respuesta sorprendió a ma´s de uno. “A veces la política es dura”, respondió entre otras cosas Merkel, como queriendo salvar las muebles y explicar a la niña que no podía hacer nada ante su drama familiar, lo que hizo que la pequeña rompiera a llorar ante las cámaras.

Contrariada, Merkel se acercó a consolarla. Mientras le acariciaba el hombro y elogiaba su discurso, continuó: “Si ahora dijéramos 'Pueden venir todos, pueden venir todos de África' es algo que tampoco podemos lograr”.

El video se viralizó rápidamente. Mientras unos consideraron la reacción de Merkel adecuada, otros criticaron o ridiculizaron sus intentos de consolar a la pequeña refugiada.