Compartir

Las cerezas suelen gustar a casi todo el mundo, y además son muy consumidas en verano. Sin embargo, esta deliciosa fruta tiene un gran inconveniente: el hueso. 

Aunque cuando las comemos normalmente el hueso no nos molesta y por tanto no es necesario deshuesar las cerezas, lo cierto es que si queremos incorporarlas a algún plato o postre el hueso se vuelve un incordio.

Puede que en alguna ocasión te haya apetecido preparar un postre con cerezas, ya que suelen estar deliciosos, pero al final te has quedado con las ganas de probar la receta por no meterte en el engorro ir quitándoles el hueso. Y es que, si no sabes cómo hacerlo correctamente, puede que te lleve mucho tiempo y, lo que es peor, que al final la termines rompiendo.

En muchas tiendas puedes encontrar deshuesadores, especialmente indicados para ello. Sin embargo, si no le vas a dar mucho uso, puede que no te merezca la pena. Pero tranquilidad, porque existe un truco totalmente casero que te permitirá deshacerte del hueso de las cerezas rápidamente. Además es totalmente 'low-cost', ya que solo necesitarás una botella vacía (preferiblemente de cristal) y unas pajitas.

Una vez que tengas estos dos objetos, y después de que hayas lavado bien las cerezas, la técnica es realmente sencilla. Lo primero que debes hacer es colocar la botella sobre una superficie estable, como la mesa o la encimera de la cocina. Quítale el tapón y coloca una cereza justo encima de la boquilla (esta tiene que ser más pequeña que la fruta).

Después coge la pajita y presiona con ella la parte superior de la cereza, empujando hacia abajo. De esta manera, verás como el hueso cae en el interior de la botella, mientras la cereza permanece casi intacta.

Este truco es tan rápido, sencillo y efectivo, que te aconsejamos que lo pongas en práctica la próxima vez que vayas a cocinar una receta o un postre con deliciosas cerezas.