Compartir

La materia oscura, que compone la gran mayoría de cuanto hay en el universo, es una gran incógnita, una sustancia que ni absorbe ni emite luz.

Pero un grupo de astrónomos de dos observatorios de la NASA y la ESA han encontrado anomalías que, en principio, no pueden tener origen en ninguna de las formas de materia conocidas.

La señal fue detectada al analizar los rayos X emitidos por la constelación de Perseo y la galaxia de Andrómeda y se trata de una emisión atípica de fotones.

Si se confirma el hallazgo podría abrir nuevos caminos en la investigación de la física de partículas.