Compartir

Si ayer os sorprendía el oso que se daba un auténtico planchazo en el trampolín de una piscina, no podéis perderos al protagonista de este vídeo. Un perro con mucha ganas de diversión se ha convertido en la última sensación de Youtube al disfrutar de un tobogán de agua como el resto de niños.

Como se observa en la grabación, este perro no pierde ni un minuto en subirse una y otra vez a la parte superior del tobogán para volver a tirarse. Eso sí, el agua parece que no le hace especial gracia porque frena justo antes de llegar a la piscina.