Compartir

Loki, un husky siberiano, aprendió que no siempre debe hurgar en la basura y muchos menos cuando sus dueños suelen preparar repostería aderezada con unas hojas de marihuana. Como se observa en el vídeo, el perro se encuentra bajo los efectos de la droga y no puede controlar ni siquiera su propia lengua.

Según narraron sus propios dueños, el animal rebuscó en la basura donde se encontraban los restos de unas galletas de arroz con marihuana. Los jóvenes estaban realmente asustados por el estado de Loki, aunque tras hablar con un veterinario se tranquilizaron. Solo debían pasar unas horas para que el perro se recuperase. Afortunadamente, así fue y su encuentro con las drogas se quedó en un simple susto.