Compartir

Los hombres no pueden hacer dos cosas a la vez. Son muchos los que lo aseguran y los que tienen que padecer esa leyenda urbana un tanto sexista.

Un padre que acudió con su hijo de 7 meses al partido de béisbol que enfrentaba a los Chicago Cubs- Los Angeles Dodgers quiso cargarse ese mito… ¡y vaya que si lo hizo!

¿Cómo? Una pelota de béisbol venía directa hacia su hijo (al que estaba dando de comer como si nada) cuando atrapó la pelota en el aire quitándosela en el último segundo al jugador de los Dodgers Adrián González.

“No quería que la pelota diera en la barandilla y le diera a mi hijo” aseguraba Keith Harley, protagonista de esta historia.

El enfado del jugador era patente en el momento en el que sucedió aunque tras el partido le quitó hierro al asunto y aseguró que lo realmente sorprendente es que el bebé hubiera atrapado la pelota. ¡La verdad es que hubiera sido una pasada!