Compartir

Croacia fue sancionada por la UEFA a jugar a puerta cerrada algunos partidos de clasificación para la Eurocopa de 2016. Por ello, la selección nacional tuvo que jugar este viernes sin el apoyo de su público en el partido que les enfrentaba a Italia en el estadio Poljud de Split.

Pese a que en el campo no había aficionados, un increíble y denunciable suceso tuvo lugar en pleno encuentro. Los periodistas acreditados y los espectadores, a través de las imágenes de televisión, denunciaron que en el césped del estado había dibujada una esvástica, el típico símbolo nazi.

Durante el descanso, uno de los jardineros del estadio Poljud se apresuró para conseguir borrar el símbolo aunque la imagen ya había dado la vuelta al mundo por su espectacularidad.

El partido fue lo de menos. 1-1 entre ambas selecciones en el que anotó el delantero del Atlético de Madrid, Mario Mandzukic.