Compartir

Cuando una pareja descubre que van a tener un bebé, existe un periodo de incertidumbre (que normalmente suele durar hasta la semana 16 de gestación) en el que desconocen si el retoño que esperan va a ser niño o niña.

Hay muchas maneras de aproximarse al sexo del bebé pero ninguna de ellas es 100% exacta. En China se utiliza desde hace cientos de años una tabla que calcula la sinergia que existe entre dos parámetros: la edad lunar de la madre y el mes exacto en el que concebisteis a vuestro hijo/a.

¿Cómo se calcula la edad lunar de la madre? Si has nacido en enero y febrero, deberás sumar 2 años a tu edad actual mientras que si lo has hecho en el resto de meses del año, es decir, marzo, abril, mayo, etc, debes añadir 1 a los años que tienes ahora mismo.

Según algunos casos, la tabla china acierta en prácticamente el 90% de los casos (prueba porque igual eres la excepción que confirma la regla). No es una ciencia exacta, ya que no existe ningún tipo de afirmación científica al respecto pero en China es toda una referencia y se guarda (la original) en una tumba de la familia real desde hace más de 700 años.

Es importante que valores que hay en ciertos casos en los que puede haber variaciones, ya que es posible que el nacimiento del bebé se pueda producir entre dos meses. También existe la posibilidad de que si sufres una menstruación irregular el resultado de la tabla china sea inexacto.

Pero… ¿Y si realmente queremos saber el sexo del bebé en el embarazo? ¿Eso lo permite la tabla china? Sí, pero hay que reformular las variables. Debes buscar el mes en el que concebiste al bebé (dos semanas después de la última regla que tuvieras) y la edad que tenías en ese justo momento.

¿Te cuadran las filas y las columnas? Si es así, comparte esta tabla china centenaria. ¡Es muy útil!