Compartir

¿Puede haber un repartidor más torpe que él? Posiblemente no, porque es difícil. Este hombre tira al suelo todas las cervezas por su pequeño error. Lo que se le tuvo que pasar por la cabeza tuvo que ser digno de escuchar…