Compartir

¿Cuántas veces te ha ocurrido que al calentar un plato de comida en el microondas algunas partes te han salido frías? ¿No te parece una total pérdida de tiempo tener que remover la comida para volverla a meter a este electrodoméstico tan fundamental en la cocina de cualquier ser humano?

Es imposible que lo niegues, seguro que a ti también te frustra eso de ponerte a comer y que la parte de debajo de la comida que has calentado esté fría o tan solo templada. Pero no desesperes, si sigues leyendo este artículo, tu vida cambiará y a partir de ahora todos los alimentos saldrán de tu microondas calientes por todas partes, solo hay que usar alguno de los trucos que te contamos a continuación.

Suponemos que ya sabrás todas esas recomendaciones sobre lo que puedes hacer o no con tu microondas, es decir, no introducir elementos de metal, bolsas de plástico y ese tipo de cosas. Así que vamos a lo realmente importante.

Como ya te habrás dado cuenta nuestro querido horno calienta más por unas zonas que por otras, por muchas vueltas que dé, de ahí que muchos aconsejen por ejemplo poner las porciones grandes en las zonas exteriores del plato y las pequeñas en el centro (éste ya es un truco que te puedes apuntar), así que una de las cosas que puedes hacer es la siguiente.

Imagina que quieres calentar (bien) ese rico plato de macarrones que te sobró ayer. Pues bien, ponlos en un plato llano y reparte la comida por la zona exterior del plato, dejando un hueco vació justo en medio. De esta forma las ondas llegarán de manera más uniforme a la comida y podrás comprobar que todos los macarrones se han calentado.

Otro de los trucos que puedes utilizar si, por ejemplo, los macarrones son demasiados como para caber en el plato cuando dejas un hueco en medio o la comida que vas a calentar es algún tipo de guiso y no lo puedes esparcir es ésta: coloca un plato invertido (boca abajo) dentro del microondas y pon sobre él el del alimento que quieres calentar y listo. Olvídate de esa desagradable sensación de echarte a la boca una cucharada de lentejas frías que estaban en la parte de abajo.

¿La explicación? Es simple el plato que has puesto invertido elevará el otro recipiente en el que se encuentra la comida, dejándolo en el aire y haciendo que a los alimentos les llegue prácticamente el mismo calor por todas las zonas, ¡incluida la de debajo!

Cualquiera de estos consejos harán que calientes de forma uniforme y correcta la comida en el microondas, solo tienes que escoger el que más te guste, o una vez probados, el que mejor te funcione.