Compartir

Los visitantes de un acuario de Australia fueron testigos de la espectacular huida de un cangrejo ante un pulpo hambriento. El pulpo perseguía al cangrejo nadando lo más rápido que podía y en círculos. Al final, los esfuerzos del cangrejo no sirvieron para nada, ya que se convirtió en un rico manjar.