Compartir

A este bebé le encantan los masajes de su perro, sobre todo porque se los hace con la lengua. Parece que no le sienta nada mal y al cariñoso animal no le importa tener al pequeño a su lado.