Compartir

La audición humana se va perdiendo con los años. Hay personas que el oído les empieza a fallar antes de lo previsto y comienzan a ser incapaces de escuchar ciertos sonidos.

El paso de los años y las tecnologías modernas son dos de los factores que empeoran y envejecen el oído. Pasada la adolescencia, a partir de los 18 años, ya resulta complicado percibir algunos sonidos agudos, consecuencia de la pérdida progresiva de oír altas frecuencias. Para saber si nuestro oído está sano este vídeo permitirá medir el punto en el que dejamos de escuchar nada y se pasa al silencio absoluto.

A partir de los 18 años, oír a partir de los 17.400 Hz es toda una habilidad que significaría que estás perfectamente sano. Cuando se pasan los 40, resulta imposible llegar a pasar los 15.000 Hz y, a partir de los 50, los 12.000 Hz.

Muchas tiendas de ropa juegan con esta frecuencia de sonido para atraer a los más jóvenes o incluso ahuyentarlos, así como en los trailers de películas para que estén más atentos.