Compartir

La relación entre los animales y los niños puede ser estupenda. Es el caso de este perro pitbull y el simpático bebé que no puede para de reír al verse víctima de semejante ataque de cariño.

La madre contempla tranquila y divertida esta escena familiar y solo mueve al bebé para que el perro lo pueda seguir lamiendo.