Compartir

Ocurrió en Brenham, Texas (EE.UU). El animal vivía en una granja con su propietaria, una mujer que prefirió permanecer en el anonimato y que llora la pérdida de su mascota. Kristen Lindsey, una veterinaria, lo mató de un flechazo cuando lo vio merodeando en el jardín de su casa.

Por si el acto de crueldad fuera poco, tras matar al animal, Lindsey decidió sacarse una foto con el cadáver y la compartió por su cuenta de Facebook.“Mi primera muerte con arco… 'LOL'. El único gato salvaje bueno es el que tiene una flecha atravesada en la cabeza”, escribió.

Tras el brutal episodio, esta cruel veterinaria ue despedida de la Clínica Animal Washington, en la que trabajaba. Además, sus ex compañeros emitieron un comunicado repudiando su accionar.