Compartir

Lo cierto es que el político australiano está acostumbrado a estar en el centro de la polémica, como consecuencia de sus habituales declaraciones polémicas y sus meteduras de pata. Sin embargo, esta vez parece haber ido un poco más allá… O al menos para gran parte de los usuarios de las redes sociales.

Son muchos los que no han dudado en expresar su asombro, su indignación e incluso su rechazo después de ver estas imágenes de Abbott.

Las imágenes fueron grabadas en un pub de Sidney, al que había acudido para celebrar la victoria de un equipo de fútbol universitario. Como se puede comprobar, el líder del partido liberal se tomó un vaso de Victoria Bitter en apenas seis segundos mientras la multitud le gritaba “bebe, bebe, bebe”.