Compartir

Un joven noruego ha logrado grabarse con su cámara GoPro cuando huía de la policía, quienes llevaban dos motos con una alta cilindrada. Logra esquivarlos cuando los tiene prácticamente encima pero uno de ellos se encarga de derribarlo finalmente.

En vez de levantarse y entregarse a las autoridades, logra volver a darse a la fuga. El chico consigue llegar hasta su casa a través de un montón de caminos rurales y no se aprecia si es, o no, detenido.