Compartir

Thomas Caín jamás olvidará su 83 cumpleaños. Rodeado de su familia y sus mejores amigos, este anciano estadounidense recibió un regalo muy especial: una fotografía de su madre hace casi 80 años.

Su madre murió cuando él era un niño y no recuerda cómo era su madre y nunca pudo recordarla ya que donde se crió no había imágenes de ella. Su reacción es verdaderamente emotiva. Se lleva las manos a los ojos y emocionado sólo puede responder un simple “¿qué?” con el que todos se acaban alegrando de dicho 'encuentro'.

Unos familiares de Florida consiguieron la imagen en un periódico. Una imagen que seguro que este hombre guardará como oro en paño hasta el último minuto de su vida. ¡Precioso!