Compartir

Los drones (esos pequeños equipos aéreos para observar lugares inaccesibles por el ser humano) sufren de vez en cuando un duro varapalo en sus intenciones de analizar sus objetivos.

Ese es el caso del drone contratado por el Royal Burger's Zoo de Arnhem (Holanda), que decidió grabar las relaciones entre los chimpancés de su recinto cuando para su sorpresa, uno de ellos cogió un palo y destrozó el aparato (con cámara incluida) en pleno vuelo.

En las imágenes se puede apreciar cómo el chimpancé estira con gran habilidad el brazo para acabar con el drone. No contento con eso, el simio destruye, al caer éste al suelo, todo indicio de que haya habido un ataque al 'vehículo espía'. ¡Nada de Gran Hermano en los zoológicos, debió pensar!