Compartir

Después del trágico suceso del vuelo de Germanwings en el que fallecieron 150 personas en los Alpes franceses, cualquier anomalía y ruido extraño a bordo en avión es motivo suficiente para que se produzca una alarma generalizada entre los pasajeros.

Un vuelo de Icelandair sufrió en pleno vuelo un incidente en el cual fue alcanzado por rayo durante el trayecto que recorría ese avión entre Reykjakiv y Denver. Según explicaba uno de los pasajeros, en declaraciones al Denver Post, se escuchó una gran explosión y se vio un destello brillante, momento en el cual el piloto anunció que la nave había sido alcanzada por un rayo.

Pese al incidente, el avión no sufrió daños graves y pudo completar los 4.000 kilómetros de viaje que le quedaban por recorrer. Cuando aterrizó en el aeropuerto de Denver, el equipo de tripulación se dio cuenta del boquete que tenía el vuelo al aterrizar. ¡Un auténtico milagro que no pasara nada!