Compartir

El protagonista de este vídeo recibió muchas sorpresas por parte de sus dueños. Lo primero, ya sabemos que a los gatos no les gusta especialmente el agua, pero a este felino no le importa permanecer el tiempo que sea necesario en la bañera. Pero además, disfruta en el agua jugando con un pez.

Ni se asusta ni intenta atraparlo, este gato parece haber decidido que el pez que está en su bañera debe ser su amigo. Aunque éste no le hace mucho caso, como se observa en el vídeo, el minino intenta por activa y por pasiva llamar su atención, aunque lo más que consigue es llegar a acariciarle.