Compartir

Este dependiente de un restaurante de comida rápida decidió invitar al helado a un niño que no tenía dinero suficiente. Lo que no se esperaba es que su familia fuera tan generosa con él y le dejara una nota de agradecimiento junto a un billete de 100 dólares. Hay acciones que cambian la vida a cualquiera.