Compartir

Hacer detergente casero puede tener muchas ventajas, entre ellas, el ahorro económico que supone hacerlo nosotros mismos. El proceso a seguir es de lo más sencillo, y aquí te vamos a enseñar cómo hacerlo

Además, los detergentes caseros son mucho más ecológicos. Para su elaboración necesitarás una pastilla de jabón para lavar, como las que se usaban antiguamente para lavar a mano, una taza de bicarbonato de sodio, un litro y medio de agua y unos 15 ml de aceite esencial -lavanda, floral, limón, o el que a ti más te guste-.

También es importante que tengas un rallador, una báscula de precisión para poder pesar las cantidades, un barreño o balde, una olla mediana y una cuchara de madera.

Sabemos que es más cómodo comprar el detergente en un supermercado y olvidarnos de su elaboración, pero de esta forma estarás rodeándote de sustancias nocivas y elementos químicos que pueden dañar tu piel y la de tus hijos. Los detergentes caseros son 100% naturales y proporcionan el mismo lavado a la ropa. Eso sí, no esperes que huela como el industrial.

Lo primero que tendrás que hacer es rallar la pastilla de jabón natural hasta que llenes dos tazas medianas. En una olla, pon a hervir las dos tazas de jabón con un litro y medio de agua. Deja que la mezcla hierva a fuego lento mientras remueves con la cuchara de madera.

En otro recipiente pon el bicarbonato de sodio. Una vez que el jabón de la otra olla esté derretido, añádelo al otro recipiente y mezcla bien todos los elementos con ayuda de la cuchara de madera.

En este momento podrás añadir algún aceite aromatizante si quieres que el detergente tenga olor. Echa unos 15 ml de aceite esencial, verás cómo comienza a oler bien y da a tu ropa un aroma muy particular. 

Para conservar el detergente guárdalo en botellas de agua o de detergente vacías. Recuerda que cada vez que vayas a utilizarlo es necesario que antes agites la mezcla

Pasados unos días verás como la textura del detergente va cambiando, pero no te preocupes, el detergente está bien y se puede utilizar. Al poner una lavadora echa la misma cantidad que utilizabas con los detergentes industriales.

Este detergente, además de ser 100% biodegradable, dejará la ropa suave y limpia.