Compartir

Las carreteras españolas no son las mejores del mundo pero cuentan con un firme en el que la circulación es aceptable. En otros lugares, como es el caso de Brasil, conducir es todo un peligro. 

Y sino que se lo digan al conductor de este autobús que, de forma inexplicable, cayó por un cráter que se había formado en una circunvalación del norte del país.

Las lluvias que tuvieron lugar en esa zona en los últimos días causaron grandes inundaciones y provocaron que la tierra arcillosa se tragara al autobús. Afortunadamente, no hubo que lamentar víctimas mortales.