Compartir

1Sí, es una verdadera pena que no tengamos a la persona que nos está mintiendo en frente en el moment

Sí, es una verdadera pena que no tengamos a la persona que nos está mintiendo en frente en el momento en el que suelta el bulo por la boca pero mejor, no vaya a ser que la ira se apodere de todos nosotros. No hay cosa que siente peor que las mentiras y peor aún si son vía telepática. Para ellos es más fácil colarla, sobre todo si son de aquellas personas a las que se les ve el plumero en seguida con un simple gesto, pero, para los que lo leemos es una auténtica tortura que indigna hasta límites insospechados. Tarda más en responderEn línea… En línea… En línea… En línea…Y así hasta que nos salga la artrosis en las manos de tanto sujetar el móvil esperando respuesta. Al igual que sucede en un cara cara cuando un mentiroso está tramando algo, también frente a su teléfono se tendrá que pensar y repensar la respuesta, por lo que tardará el doble de lo habitual. Cuando alguien es sincero, la espontaneidad sale sola. Si está al otro lado y no contesta…malo.

Atrás