viernes, 7 agosto 2020 21:11

Se casan en el hospital al saber que a su novia le quedan horas de vida

Michelle O'Connor sufrió hace poco tiempo una dura noticia: tan sólo unos meses más tarde de tener a su primera hija, los médicos le habían diagnosticado un cáncer de útero. Una enfermedad cuyos plazos se fueron acortando y que provocó que una visita al hospital se convirtiera en una trágica despedida: sólo le quedaban dos días de vida, según recoge 'Daily Mail'

Ambos llevaban junto mucho tiempo pero no habían dado el paso aún para casarse con su pareja, el joven Jack Beniston. Sin embargo, era un sueño que ellos tenían desde hace tiempo. Por ello, el británico decidió acelerar los trámites e improvisar una ceremonia un tanto peculiar junto a las familias y amigos cercanos en la sala de espera del Hospital de Peterborough, donde su pareja estaba ingresada.

“Conseguí que nuestras familias se reunieran y los amigos más cercanos estuvieran allí. Fue algo precioso”, explicaba Beniston al Daily Mail.

O'Connor lució un vestido precioso en su boda, un vestido blanco hecho a su medida y al cual le tenía 'echado el ojo' desde hace tiempo. Ambos pasaron la noche de bodas en el hospital. Los miembros del centro médico prepararon una habitación como si fuera un suite de un hotel, tal y como explicaba el propio Beniston. 

La muerte de Michelle O'Connor terminó produciéndose y el joven británico cuida en solitario a su hija pequeña de 8 meses. ¿Su actual objetivo? Recaudar el máximo dinero posible para el centro médico que se preocupó de la atención de los últimos días de vida de su mujer. ¡Historia preciosa!

Artículos similares