Compartir

Los móviles ya no se utilizan exclusivamente para realizar y recibir llamadas. Nos hemos acostumbrado a hacer con estos aparatos fotografías, vídeos, tener numerosas aplicaciones y juegos, haciendo que estemos más entretenidos, pero también consumen más energía.

Normalmente, todas esas aplicaciones que están instaladas en los teléfonos móviles consumen el mayor porcentaje dela batería. Cierra las aplicaciones que no se estés utilizando, porque aunque no se vean, siguen funcionando en modo oculto, y por lo tanto, gastando batería. Esto mismo sucede con el Bluetooth, el paquete de datos y las conexiones inalámbricas wifi.

Los móviles más actuales destacan por sus grandes pantallas táctiles, que rondan las 4 pulgadas de tamaño. Debes elegir una configuración de pantalla que consuma menos energía. Se puede conseguir disminuyendo la luminosidad, cuanto menos brillante sea la pantalla, menos batería gastaremos.

Se dice que las pantallas que consumen menos energía son con píxeles negros, es decir, las pantallas con píxeles blancos serían las que consumen más energía. Las pantallas que funcionan con leds, como las AMOLED, consumen cinco veces menos mostrando píxeles negros. Es muy recomendable, pues, poner un fondo de pantalla negro y escoger el diseño oscuro de todas tus aplicaciones habituales.

Otra forma de ahorrar batería en el móvil consiste en desactivar las actualizaciones automáticas de correos electrónicos y aplicaciones como Facebook y Twitter. Estas aplicaciones utilizan mucha energía de nuestra batería debido a la frecuencia con la que se generan mensajes. Si no tenemos previsto saber de inmediato lo que ocurre en las redes sociales podemos desactivarlo en el centro de notificación de iOS o en la sección de configuración de Android.

Cada vez es más habitual utilizar el teléfono como reproductor, si necesitamos tener batería es mejor que lo hagamos mediante otro dispositivo específico. Los juegos y la descarga de vídeos o música también hacen que se agote nuestra batería en el peor momento. También la cámara de fotos consume más de lo que pensamos, aunque si estamos de vacaciones es comprensible que queramos tomar unas cuantas instantáneas.

Probablemente tú también seas de las personas que tiene ese tic de mirar la hora en el móvil constantemente. El continuo encender y apagar la pantalla del teléfono para ver la hora gasta mucha batería. También consume mucho el desbloquear y bloquear el teléfono por cualquier tontería. Intenta controlar ese impulso porque es malo para la salud de tu batería.

Estas son algunas recomendaciones con las que puedes alargar la «vida» de la batería del móvil. Ahorrando batería corremos menos riesgos de ” en los momentos en los que realmente pueda ser necesario.