Compartir

El que parecía ser el día más importante de su vida, terminó siendo una auténtica pesadilla. Mientras una joven embarazada sentía sus primeras contracciones y esperaba a su novio para trasladarse al hospital, un grupo de atracadores irrumpieron en su casa, lo que alteró aún más su estado de nerviosismo. Sin embargo, la pesadilla no terminaría ahí. Los asaltantes recurrirían a sus bates de béisbol para propinarle una fuerte paliza.

El suceso ha tenido lugar en Beambridge, un pueblo británico y según publicó The Mirror, la mujer sufrió todo tipo de golpes y cortes. Una vez los ladrones abandonaron la vivienda, la joven fue trasladada de urgencia al hospital, sufría una importante hemorragia y la vida de su pequeño corría serio peligro.

Afortunadamente, el ataque de los atracadores no afectó al bebé, que llegó al mundo horas más tarde del suceso. Su madre, ya se recupera de las heridas que sufrió durante el asalto y prefiere mantener el anonimato por temor a futuras represalias.

El grupo de asaltantes puso en peligro dos vidas por un botín que no supera los 1.000 euros. Como declaró el novio de la víctima, tan solo echan en falta un Smartphone, una Tablet y poco más de 100 euros en metálico. La policía ya trabaja para localizar y detener a los responsables del atraco.