Compartir

Los gatos están todo el día incordiando. Y este en concreto es lo peor. Se tira un montón de tiempo intentando jugar con un San Bernardo gigantesco que tiene una paciencia infinita pero que no quiere nada con él. Anda que…