Compartir

Un hombre turco ha tenido mala suerte en su vida amorosa. Tanta que su pareja, con la que estaba en trámites de divorcio, le ha acusado por no decirle que le quería lo suficiente y, efectivamente, el juez ha visto ese motivo muy claro para multarle.

En los debates que tenían cara a cara en los tribunales se les acusó a ambos de lanzarse insultos envenenados y a grito pelado. Pero la cosa no quedó ahí y la corte turca le ha multado por no decirle “te amo” a su mujer durante años. La razón es que eso equivaldría a violencia emocional, tal y como ella misma afirmó que estaba “emocionalmente dañada”, según recoge el diario Daily Sabah.

La situación era muy grave entre el matrimonio. El hombre se iba de casa y no volvía porque “no tengo que decir a mi mujer dónde voy. Eran asuntos de mi trabajo que no le interesaban“. Las discusiones eran continuadas, por lo que está claro que mejor cada uno por su lado.

El país turco está intentando hacer campaña en contra de los casos de violencia contra la mujer, por lo que esta sentencia guarda mucha relación, aunque parezca de chiste, sinceramente.