Compartir

Dmitry Nikolaev, presentador de televisión ruso, se ha despertado castrado en la cama de una habitación de hotel. Al parecer, el joven, de 30 años y casado, estaba bebiendo en un bar cuando ligó con una chica rubia y se fueron juntos a una sauna en un taxi. Según relata The Mirror, ambos tomaron entonces una cerveza y desde ese momento Dmitry no recuerda nada más.

De lo siguiente que el joven ruso logra acordarse es de despertar, sintiendo un dolor agudo debajo de la cintura, y encontrar sus pantalones llenos de sangre. Al principio, no le dio más importancia porque pensó que sería un simple corte, pero finalmente decidió acudir al hospital. Allí, los médicos le examinaron y confirmaron que Dmitry había sido drogado y despojado de sus testículos. Además, tuvo que ser operado de urgencia en dos ocasiones para cortar las hemorragias.

La forma de llevar a cabo la castración hace que la policía rusa crea que el presentador de televisión fue atacado por una banda de delincuentes dedicados a la venta de órganos en el mercado negro. El corte realizado en sus testículos era tan perfecta que los propios médicos y cirujanos que lo atendieron piensan que el artífice puede haber sido otro médico o incluso un veterinario.

Por último, otro detalle destacado de esta curiosa historia es que Dmitry no contó a su esposa el ataque sufrido por culpa de su “infidelidad”, sino que le dijo que se vio obligado a someterse a una cirugía de emergencia en sus partes íntimas a causa de una enfermedad repentina.