Compartir

Flávio Roberto de Souza, un juez brasileño, ha sido 'cazado' conduciendo un vehículo que él mismo embargó a un millonario como parte de la fianza fijada para su liberación. El coche que ha indignado a buena parte de la prensa carioca es, nada más y nada menos, que un Porsche Cayenne con el que el magistrado se ha utilizado durante los últimos días, como si fuese de su propiedad.

Las imágenes han sido publicadas por el diario Extra y el departamento de Asuntos Internos del Tribunal de Río de Janeiro ha abierto una investigación para aclarar los hechos. De momento, el juez ha querido excusarse asegurando que el mismo día que se embargaron los vehículos -además del Porsche, otros cinco coches de alta gama fueron requisados-, el aparcamiento del juzgado estaba lleno y decidió aparcarlo en su propia vivienda.

Al mismo tiempo, Flávio de Souza ha señalado que su decisión fue avalada por el juzgado, que conocía los hechos y que no se trataba, por lo tanto, de apropiación indebida.

La versión no parece convencer al abogado defensor del millonario que, según publica el diario 'Minuto 1', presentará una denuncia contra el juez. Además, horas más tarde de revelar las imágenes, se filtró la noticia de que el magistrado también tendría en casa un gran piano de cola que fue embargado en la misma operación.