Compartir

Un nuevo experimento social ha demostrado el lado menos humano de mucha gente. Buena parte de Estados Unidos está sufriendo una de los temporales más extremos de los últimos años y quienes más lo sufren son quienes viven en la calle, quienes soportan hasta 15 grados bajo cero.

Este experimento, grabado en pleno corazón de Nueva York, ha vuelto a dejar en mal lugar al ser humano. En las imágenes puede verse como un joven, ataviado con una camiseta de color amarillo y pasando frío, pide ayuda en la calle.

La gente que pasa por su lado lo mira con indiferencia. Al cabo de unos minutos el joven se mete dentro de una bolsa de basura y se tira al suelo. Entonces un hombre se sienta a su lado, comienza a hablar con él y le da su abrigo.

Lo curioso del asunto es que este hombre es un mendigo y le da al niño lo poco que ha recaudado ese día.