Compartir

Verdant Joshi es un niño indio que padece una extrañísima deformidad que le hace tener un pie, literalmente, gigante. El pequeño apenas tiene cuatro años, pero su pie derecho mide 30 centímetros y pesa nada menos que 5,4 kilos.

Joshi tiene este problema desde que nació, hace ya cuatro años, en la localidad india de Gujarat (al oeste del país). A pesar de que el pequeño trata de aparentar normalidad y nunca pierde el optimismo, a pesar de su corta edad, lo cierto es que le resulta tremendamente difícil poder llevar una vida normal.

A pesar de que su pie gigante no le impide caminar (e incluso correr un poco), a Verdant Joshi le cuesta adaptarse y hacer algunas de las cosas que hacen los niños de su edad.

“No quiere jugar conmigo al fútbol y no me dejan ir al cole”, ha asegurado el niño en declaraciones recogidas por el Daily Mail. Además, según ha asegurado su padre que sufre bullyng y marginación por parte del resto.

El suyo es un caso realmente extraño que tiene a la comunidad médica del país despistada. Más de 100 médicos han acudido a conocer su caso y por el momento nadie ha sabido ofrecerle un tratamiento para su malformación.