Compartir

La historia de este matrimonio estadounidense está conmoviendo a medio mundo después de que un diario local, Fresno Bee, lo publicara. Se llamaban Floys y Violeta Hartwig y, después de 67 años juntos, murieron el pasado 11 de febrero cogidos de la mano y con solo cinco horas de diferencia.

La pareja de granjeros son padres de tres hijos y residían en su casa de Easton. Ambos se conocieron en la escuela y comenzaron la relación en los años 40, mientras Floyd disfrutaba de un permiso de la Marina durante la II Guerra Mundial. Cuando él se iba, mantenía el contacto con su pareja mediante cartas de amor que le escribía todos los días.

“Necesito tus brazos alrededor mío, querido. Espero tenerlos pronto. Te quiero, te amo y siempre te amaré mientras viva”, le escribió Violet a su enamorado el mismo año en el que se casaron, 1947.

Floyd murió a los 90 años debido a un cáncer de colon y de vejiga, y Violet a los 89 a causa de una demencia senil que arrastraba desde hacía tiempo. Una semana antes del bonito desenlace cenaron juntos en la mesa de la cocina, tal y como cuenta su hija en el vídeo.